≈ βlεαcн-Яσl ∞

Placeres...

Ir abajo

Placeres...

Mensaje por Chanel Rosencroitz el Jue Jul 15, 2010 1:07 am

Un crepitar, un agradable sonido se apreciaba en esa taciturna ciudad. Sutil atrevimiento, despedido de lo profundo, de las tinieblas, acariciando ese débil manto para acabar con su vida tan sólo en un acto de ferocidad. Empezó a temblar como si tuviese vida. Se resquebrajo. Un vacío poco desafiante se mostró, del interior dos provocativas figuras emergieron. La atmósfera pronto se impregno de oscuridad, una castrante oscuridad que sólo era apreciada por los más privilegiados, la simplicidad de los humanos estaba muy por debajo de sentir semejante poder. Camino con suma parsimonia, con su arma al cuello y un aire despreocupado, mirando por el rabillo del ojo a su casi inmutable compañera. Paseo los ojos, tratando de abarcar todo con una sola mirada, era la primera vez que visitaba aquel lugar y su simple pasividad ya le resultaba repugnante. La joven fémina dio un par de saltitos y sonrió, en sus pupilas se reflejaba aquella satisfacción, había encontrado su primera víctima, un joven de aspecto atlético y de buen ver, muy buen ver y es que la chica solía ser algo picoparda, incluso si eran humanos, pero eso pronto desaparecería. Guardó la zanpakutou y descendió en picada a toda velocidad, quizá precipitado o no, pero no le importaba, algo divertido debía cobrar. Cerró su puño y de este comenzó a fluctuar una aura de color violácea. Apunto sin más. Largó entonces una fuerte ráfaga de energía directa al corriente ser, el cual fue traspasado al instante.

Una maquiavélica sonrisa se dibujo en el rostro de la joven espada, una sonrisa tan malevola que incluso infringía incomodidad, sus orbes abiertas de par en par disfrutaban de la escena, la muerte del individuo le había causado un gran placer. Frente a sus ojos se dispuso una imagen perfecta de homicidio, su pecho fue cruzado y al momento explotó. Siguió caminando. Rebuscando con esa inquietud y hasta podría decirse, ansiedad. Esa ciudad parecía muerta, no reflejaba mucho, todo tan común. No tardó demasiado. Un edificio asestado de personas. De pronto le sobrevino una tremenda quietud. Respiro hondo y esbozó una media sonrisa, nuevamente se preparaba para un asalto.
avatar
Chanel Rosencroitz
7º Espada

Cantidad de envíos : 86
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 13/07/2010
Localización : Desierto de las noches.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Invitado el Jue Jul 15, 2010 1:58 am

El cielo comenzaba a desquejebrajarse en su espera dos figuras sumamente sensuales para las miradillas traviesas que se atrevían a complacer tan espectaculares cuerpos; esperaban pacientes para dar inicio a aquella travesía que estaban por entrar. Sería su primera visita en el tan afamado "mundo humano", la primera impresión fue de lo más desagradable y monótono para ambas chicas. Todo tan tranquilo y aburrido, sin duda alguna ellas mismas tendrían que ir en la costosa misión de buscar su propia diversión; y así fue.

Primeramente su compañera, Channel, salió disparada a gran velocidad en dirección a su primer punto. Se trataba de un joven, mediamente guapo para los gustos de la morena, siendo asesinado por su frenética homóloga. Mientras aquel ajetreo se desarrollaba la rubia bajaba con pasos lentes y formales, en dirección a su compañera quien frenética ante su primer victima buscaba arrematar con la vida de un ser mas.

-Hmmm... - durante su descenso se quedo absorta ante la imagen tan llamativa de al parecer un puesto de algo, única luz que alumbraba a tan altas horas de la noche, dándole paso a la curiosidad e incitación de la espada, comenzando a encaminarse a ese lugar dejando unos momentos sola a su compañera.

Entró en aquel lugar tan acogedor y de colores suaves, azul pastel era el que abundaba en las cuatro paredes, un único señor se encontraba detrás de lo que parecía ser una barra, mientras una enamoradiza pareja ingerían un elemento muy parecido al hielo, en una forma más espumosa y raspante; le infundió una curiosidad terrible a la espada, saber que era lo que esos inútiles humanos eran lo que estaban devorando. Un suspiro carraspeado surgió de su pecho y sin más se acerco hasta donde se encontraban ambos jóvenes y de un solo corte en el cuello, decapitándolos, finalizó con sus vidas sin arrepentimiento alguno. "Ah..." un gritó ahogado que provenía de la caja interrumpido el análisis de aquella sustancia tan rara.

-Me olvide de ti... - comentó sin gana alguna. Él no le podía escuchar, por lo que era tremendamente innecesario, con gran lentitud tomó una pequeña figura de plástico azul marino, con la cual uno de los jóvenes devoraba aquella sustancia; la aventó en dirección del hombre, haciendo que se la ingiriera y se ahogará en el acto. Una molestia menos.

-Pero que cochinero... - se quejó observando que aquella sustancia helada se había caído por completo en el suelo, ¿Dónde conseguiría más? se acerco hasta donde se posicionaba con anterioridad aquel hombre, mayor de edad y empezó a observar que había un sin fin de colores y al parecer sabores de aquella sustancia. Miró a ambos lados, buscando ese "algo" en donde pudiera invertir su porción de aquella sustancia. Primero encontró una forma irregular, como aquella que le había aventado al hombre para crear la asfixia; pero esta tenía una cabeza más grande y ovalada.

Con dicha "agarrador", así le apodo ella, lo metió en uno de los enormes botes con aquella sustancia que tanto le había interesado, acercándoselo a la boca, viendo que era demasiado grande para que le entrará en la boca lo regreso. Buscó algo más pequeño y más práctico, detrás de ella encontró un envase, donde podría llevar a todas partes, era en forma de cono, color café.

-Esto podrá servir - se dijo a sí misma, mientras ponía un poco de los sabores con los que posiblemente le gustaría. Llenó con cuatro bolitas de aquello y tomando un "agarrador" más pequeño, de color amarillo tomó una posición de su "creación" y en un pequeñísimo hoyo que había hecho en el zíper metió el "agarrador" amarillo y probó aquella sustancia.

Bastaron unos segundos para que sus papilas gustativas se llenaran de tal mangar y continuará comiendo aquello; era frío y se deshacía rápidamente en su boca, y lo mejor de todo un delicioso sabor. Salió de aquel local, mientras caminaba en dirección a su compañera para reunirse nuevamente con ella, mientras comía un poco de aquello que leyó como "helado". Después de toda aquella visita fue un tanto "divertida".

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Chanel Rosencroitz el Jue Jul 15, 2010 4:41 am

Sus brillantes pero a la vez pasivos ojos se mantenían fijos e inexpresivos, aquellos, todos aquellos seres eran tan...tan...equlibrados por decirlo de alguna manera, convivían entre sí, se apoyaban, algo que faltaba en el hueco mundo, un lugar donde sólo se percibía actos despiadados a sangre fría. Sacudió la cabeza.-Patrañas...-Parecía como si se engañase a sí misma, es como si alguna parte de ella tuviera cierta calidez y nostalgia frente a lo que veía. Frunció el ceño en inconformidad y se lo pensó mejor. Seguramente estaba siendo confundida por tales actos, pero pronto recobro la sensatez y les miro con frialdad y furia, unas que desbordaban casi de sus ojos y de su misma presencia. Un agudo sonido rugió en su cabeza, los amielados ojos de la joven se tornaron casi blancos y su cara se alzó en gesto de dolor, de nuevo eso, pero ahora con mayor intensidad. Lucho contra ello para controlarlo lo antes posible, no se podía permitir flaquear en tal situación, en cualquier momento "algo" podía surgir. Paso el índice de su diestra por su sien e hizo un par de giros.

Volvió a la normalidad, como si nada hubiese pasado y es que nada paso. Permaneció poco tiempo de frente al edificio, observándolos detenidamente con la intención de familiarizarse más. Alzó su katana y efectuó un corte en diagonal que hizo fragmentar el vidrio en millares, algunos humanos se encontraban proximos al lugar por lo que fueron arrasados por la ola y pronto el pánico los hizo presa, esos alaridos de temor nutrían el ser de Rosencroitz y hasta cierto punto la hacían más despiadada-
. No sé como pude asombrarme de seres tan patéticos...-Exclamó arrastrando la lengua y mirándolos desde las alturas-. No son más que escoria...vil... -Concluyó y ejecutó un par de cortes largos con los que extermino a aquellos seres, resultaba que era la única planta concurrida en aquel momento, por lo que su tarea había finalizado ahí, demasiado breve y poco entretenido. Por su mente aún revoloteaba la idea de si algún shinigami abordaba aquellos lares.Ciertamente, en aquel ambiente era difícil entrar o salir del lugar
sin pasar por una entrevista con aquellos. Hizo crujir su cuello y volteó de perfil a ver a su compañera, la encontró en un acto que podría citarse como curioso, sostenía una herramienta extraña y saboreaba algo con tal placer que hasta su rostro se veía iluminado. Arqueó la ceja y le apunto con el índice de la zurda, en desaprovación, dudaba de todo lo que fungía en ese sitio de mala muerte, pero la veía tan "alegre" que supuso que era benéfico, no se animo a probar, sus labios estaban resecos pero más su ánimo de encontrarse con todo aquello, seguramente el desierto de las noches estaba más vivo que aquello, y aunque ya habían sucedido algunos actos aquel lugar no quedaba exento de aburrimiento, pues uno se tenía que tomar la molestia de ir a buscar, cuando bien podrían salir como ratas de las madrigueras, cientos por minuto, pero no todo era vida y dulzura. Volvió su rostro y saltó en seco hacia el techo de un edificio abandonado.

Cayó en puntillas, suavemente, y respiro el desagradable aire, bueno si acaso se podía llamar así, de la ciudad, nada comparado con su recinto habitual. No muy lejos se encontraba una carretera lo que llamo bastante la atención de la espada, sobre todo lo que circulaba por ahí, era tal el movimiento que se quedó atrapada y una idea fluyó rápidamente. Saltó de esquina en esquina acercándose cada vez más y todavía mirando de reojo a la morena. Cuando estuvo lo suficientemente cerca, impulsivamente saltó y cayó sobre un autobús en movimiento al cual le arremetió un corte con su arma y este se dividió en dos, las personas, algunas cayeron al medio y fueron revolcadas en el asfalto mientras las otras gritaban y giraban en el acto de impacto, afortunadamente, todas murieron y detrás de esa pequeña muestra le sucedieron otras más, Channel había logrado una carambola múltiple, un completo caos en el silencio.


avatar
Chanel Rosencroitz
7º Espada

Cantidad de envíos : 86
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 13/07/2010
Localización : Desierto de las noches.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Invitado el Jue Jul 15, 2010 3:50 pm

La morena optó por sentarse en lo alto para apreciar el tan favorable espectáculo que anfritriaba su compañera, cruzó imperialmente su pierna mientras continuaba comiendo aquella sustancia llamada "helado", ya le faltaban dos únicas porciones para terminar de saborear tan exquisito sabor, de algo estaba seguro y era que llevaría un par de botes de helado al hueco mundo para ella sola, al menos tendría con que decorar su aposento y perder el tiempo en algo más.

Sumergida en sus pensamientos, mientras observaba vagamente a su compañera crear todo un ajetreo en aquella circulación de esos artefactos que trasladaban a los inútiles humanos; no podía evitar sacar una media sonrisa, la cual era tapada por la máscara el ropaje. De un momento a otro los medios de traslado comenzaron a juntarse chocando unos contra otro y fueron así varias personas las que morían en el acto o quedaban gravemente lesionadas. Un último pedazo de metal, de gran tamaño y al parecer pesado que trasladaba mercancía, chocó a gran intensidad con aquel lugar, creando una explosión por la carretera.

Los pedazos de transporte quedaron en llamas, uno de los tantos salió disparado en dirección a la rubia quien con su diestra, única mano libre, lo sostuvo sin esfuerzo alguno. Observando a una madre abrazada a su bebé y sobre ellos el padre, protegiendo su familia. Sacrificio inoportuno e inútil, pues todos habían quedado quemados, con el espesor de la sangre recorrer su pútrida piel; sin más, volvió a lanzar la can carcha de metal en dirección con retorno a la explosión.

-Me pregunto si en verdad existirán esos seres que se hacen llaman "shinigamis" - comentó al aire.

Había terminado ya de comer su helado, quedando únicamente el cono café, se pregunto un par de veces si ese también se ingería, mirándole con el ceño fruncido y con una extrema curiosidad. Lo llevo a la boca y un "crack" se escucho, sabía bien, muy dulce y rico. Definitivamente también se llevaría un poco de eso al hueco mundo.

-Esto comienza a aburrirme. - le comentó a su compañera una vez terminando aquel cono de galleta.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Chanel Rosencroitz el Jue Jul 15, 2010 5:46 pm

Ladeó su cabeza, su mirada vacía yacía clavada en el asfalto, al rededor cientos de personas confundidas, gritando y llorando. Había ya robado muchas vidas, quizá inocentes y no tenía ni signos ya de placer, su carácter habitual había vuelto, inexpresiva, por el momento le causo gozo, ya no. El crepitar del fuego excitaba levemente su cuerpo, esa masacre la llenaba. Muy rápido, demasiado, sucedió aquello, la debilidad de los humanos la enfermaba, flaqueza corporal y espiritual, en verdad los odiaba. Sus pupilas fenestradas por los párpados se dirigieron a aquel estruendo, en sus enormes órbitas se apreciaba furia y resentimiento pero más superficial una larga y alta columna de humo ocasionada por la explosión. Su simplicidad y sentimientos los debilitaba. Aquello ya no era nada. El impacto de esto último tuvo una gran repercusión en la zona. Se volvió completamente a su compañera, mientras que su oscuro manto era ondeado por el susurro de aquel apacible viento. Aún comía aquello.- Opino lo mismo...-Acotó con gravedad y simpleza.

Habiendo indagado tan superficialmente por el sitio, creía haber estado siglos ahí, pero era tiempo de dejar de quejarse y actuar, si en verdad quería poner muy en alto el nombre del hueco mundo, aunque sabía perfectamente que lo hacia en vano, habían nacido sólo para destruir, o eso creía ella, sabía que nunca sus actos serían recompensados o agradecidos y tampoco lo deseaba. Nadie nunca entendería a los espadas, los veían como simples objetos de destrucción era el por que no poseían sentimientos o unos muy vagos. Después de un poco de meditación se decidió a hablar de nuevo-.
¿Y ahora?...-Cuestionó, esperando que la rubia tuviese una idea más brillante. Alejándose un poco a paso lento.
avatar
Chanel Rosencroitz
7º Espada

Cantidad de envíos : 86
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 13/07/2010
Localización : Desierto de las noches.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Toushiro Hitsugaya el Jue Jul 15, 2010 11:08 pm

La lugubre y saciable luz del mundo humano se apresiaba desde el portal, primeramente fue un impacto de luz blanco el cual inundó la iris de los tres shinigamis y seguidamente el oscuro sendero del mundo humano. Un parque fue en donde llegaron, no fue la impactate explosión que se había originado, sino el fuertisimo reiatsu de dos seres que se encontraban en la ciudad. Los creadores de tan bestial situación tenían un posible nivel de tercero al mano, mientras que Mayuri y él de igual forma presenciaban ese nivel de reiatsu debido a los contenedores, 70% de su reiatsu era lo que podían utilizar en ese momento, de ser necesario se librarían, lo cual esperaba que no fuera asi.

Esperanzado en que la mariposa infernal llegará a su destino, Matsumoto, el joven capitán tendría que lidiar aquello con sus dos homólogos Mayuri y Chrome, no sabía para nada el potencial de este último, pero sería la víctima fácil en el combate, le fue advertido si este desobedecia iría bajo su propio riesgo. -Son oponentes fuertes, no intentes darles la cara y enfrentarlos, correrás lo más rápido que puedas en cuanto se liberé el combate. -volvío a ordernarle al chico, mirandole de reojo viendo la reacción que tendría ante el reiatsu de ambas criaturas, de igual forma envío su iris a Mayuri.

_________________
avatar
Toushiro Hitsugaya
Capitan 10º Escuadron/Ice ~ Shiro guy

Cantidad de envíos : 349
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 10/04/2009
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://bleach-rol.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Chrome Dokuro el Jue Jul 15, 2010 11:24 pm

cuando llegamos habia sentido su gran reiatsu era grandioso ver tanto poder en un solo lugar esperando no estorbar aun seguia abrazando a Olw Nebbia y al mismo tiempo mi zampakutoh examine bien a las dos chicas si atacaban lo arian mas rapido de lo que yo pudiera ver, tome un poco de aire estaba nerviosa y algo preocupada por lo que pasaría si ellas ganaban -Mukuro-sama - susurre para mi misma mientras daba un paso atrás esperando la reacción y los movimientos de las chicas seria un blanco facil asi que me alejaría en cuanto esto se pusiera feo escuche las palabras del capitán del 10mo escuadron y voltee a verlo
- esta bien capitán
avatar
Chrome Dokuro
Shinigami

Cantidad de envíos : 161
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 13/07/2010
Edad : 22
Localización : donde este aquella persona

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Kurotsuchi mayuri el Jue Jul 15, 2010 11:29 pm

mayuri salio de el portal rapidamente, se limito a cerrar los ojos por la luz repentina, leugo de abrirlo vio dos arrancars, una tenia un reiatsu mucho menor a la otra, seria su subordinada? no lo sabia....estaba en una poscicion dificil no sabia nada de sus oponentes.

-que haras ahora capitan?-

se limito a decir meintras miraba a las arrancar, una con ada ojo.

_________________



Invitado, dejarias que te analize?
avatar
Kurotsuchi mayuri
Capitan 12° escuadron

Cantidad de envíos : 150
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Invitado el Vie Jul 16, 2010 12:10 am

El límite de lo aburrido había llegado con las dos jovencitas, prácticamente se trataba de una última ojeada a la patética ciudad y una posible segunda visita a la heladería y se hubieran salido de ese lugar tan poco divertido. La morena comenzó a caminar a paso lento a un lado de su compañera, mientras soltaba un suspiro mediamente rasgado proveniente desde su pecho, posiblemente el helado le había ocasionado aquel ronco temporal, no basto más que una pequeña aclaración de voz para que volviera a estar como antes. Quedo pensante un momento ante la última pregunta de su homóloga ¿Qué hacer ahora? Una inocente destrucción y un pequeño asalto infantil no habían complacido del todo la visita de ninguna de las dos chicas.

Estaba a punto de decir algo, cuando la presencia de nuevos seres infesto el lugar. ¿A quién iba a engañar? Dos de esas presencias tenían un poder espiritual altos, mientras que otra una más pequeña no sobresalía en lo absoluto, aún no podía reconocer si se trataba de un humano un poco más destacado que los demás o de una mosca, una comparación posiblemente errónea, pero en cierta forma “divertida” en su cabeza.

-Creo que los hemos invocado, al parecer la diversión ya llegó. – comento con aquel tono tan sereno que tanto caracterizaba a la chica, cambiando la dirección de su andar, fijándose ahora de la fuente de poder de los recién llegados. Se trataba de un parque no muy lejano en donde se situaba las dos jovencitas, los arboles se concentraban en grandes masas, cosa que no fue molestia para ubicarlos.

Aún andantes por los cielos, se quedó la rubia en un perímetro considerable entre el grupo recién llegado y ellas, ya se encontraba parada sobre los arboles, con los brazos cruzados bajo su moreno pecho, simplemente espero, ¿Cuál sería la misión de los intrusos? ¿Realmente se divertirían?

-¿Crees que esto será suficiente para perder el tiempo un rato? –le pregunto a su compañera y amiga. Juraría que ella sería quien más se divertiría en ese momento, también estaba consciente de que esos eran los que algún día fueron aliados de su “amo y señor”, Aizen. Aún no podía consentir el hecho de pensar así de él, llegó de un día a otro a reinar sin más y a imponer su propio destino; no es que fuera que los espadas tuvieran alguno en aquel lugar, pero aún así le molestaba y demasiado.

Negó con su cabeza ante los pensamientos, simplemente se quedo observando, bajo de ellas se posicionaban sus “juguetes” aquellos seres llamados shinigamis, sería una experiencia muy entretenida y ¿Por qué no?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Invitado el Vie Jul 16, 2010 5:22 pm

Killian llega seguido de okluba, estos se posan en un edificio un poco alejado, lo suficiente para no quedar envueltos en lo que parecia una batalla pero lo suficientemente cerca para no perder detalle...

Esto sera interesante

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por nigiyaka okuba el Vie Jul 16, 2010 5:26 pm

Okuba desde cerca de el restaurante bar habia usado multiple shumpos para llegar a unos 110 metros de varias perosnas con reiatsus bastante altos.

-para-

le dice a kevin posandose sobre un edificio, al parecer los dos bandos estaban ahi, que pasaria? no lo sabia.

-no hagas nada estupido-

Se limita a decir.
avatar
nigiyaka okuba
Lider Vizard

Cantidad de envíos : 1168
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 12/10/2009
Edad : 22
Localización : colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 17, 2010 4:20 pm

OST:


Una Garganta con la forma de las más horripilantes y bien formadas fauces de cualquier monstruo medianamente aterrador, apareció en medio de la ciudad; su tamaño era descomunal, siendo visible desde zonas más alejadas de aquel lugar. Su aspecto, sutil y a la vez grotesco, no se podía comparar con los eventos que iban a suceder en tan magnífico día. Una alegoría de la elegancia, un sutil movimiento y homenaje a los oscuros cielos.

Del interior de la enorme Garganta salió Shikaku Kei, el renegado ahora al mando de las huestes de Hueco Mundo. Acabó con Aizen días
antes, sesgando su vida con el menor de los problemas. Un combate lleno de magníficas maniobras, de elocuentes acciones, donde Kei demostró ser una eminencia a la hora de idear estrategias. Fue más que suficiente el liberar su bankai para acabar con la existencia de tan primitivo y burdo ser.

Caminaba tranquilo, confiado, con una sonrisa de satisfacción en el rostro, todo iba según lo planeado, y mejor de lo esperado. Tras la hermosa escena de la caída de Aizen y de un espectáculo de humor propio del más afable y criticado cómico, no hay nada mejor que una hermosa masacre para terminar la velada.

- Buen día a todos, mis queridos Shinigami – Acotó, mostrando una corta parte de su inconmensurable poder. Su presión espiritual se avivó un ápice; seguidamente, sonrió sin más, caminando hacia Harribel – Mi nombre es Shikaku Kei, y yo, amigos míos, soy el vencedor de un combate contra Aizen Sousuke – Agregó orgulloso, pretencioso incluso – Oh, perdón. ¿Os he estropeado ya la sorpresa? – Culminó para finalmente, emitir varias desproporcionadas y sonoras carcajadas.

Nakuhidoi parecía completamente satisfecha. No latía, como de costumbre. Ni siquiera pedía ser liberada. La sangre del renegado supuestamente más poderoso de la Sociedad de Almas en su filo, era suficiente para calmar su sed de batalla y sangre.

Sin más, y para finalizar su intervención, acercose a la posición de los Shinigami, observándolos uno a uno. Su presión espiritual liberada sería más que suficiente para dejar inconsciente a cualquiera que poseyese una fuerza menor a la de un capitán experimentado; prefería divertirse antes de la acción. El diálogo contra personas de menor intelecto al suyo, siempre le resultaba divertido y alejado de una discusión real.

- No creo y espero, sinceramente, que no sepáis quién soy - Añadió - Sólo era un Shinigami raso cuando me uní a la trama que planeó la escasa mente de Aizen. Acabar con ella ha sido satisfactorio - Por fin había finalizado su introducción. Su presentación había sido exquisita, ausente de cualquier falta de respeto a los presentes. Podía, para ellos, parecer un héroe. No había dado indicio alguno de maldad, la muerte de Aizen anunciaba un gran poder en él, y para acabar, todavía ni siquiera había arremetido contra ninguno de los presentes.


Última edición por Shikaku Kei el Sáb Jul 17, 2010 8:24 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Chanel Rosencroitz el Sáb Jul 17, 2010 5:27 pm

Se había quedado apacible y en espera de una respuesta por parte de la morena. Esa pesadez tan espontánea que venía sintiendo desde hacia unos minutos se acrecentó, dos con un reiatsu bastante elevado y uno último tenue y débil, sobrecogido por los otros. Desenvainó su katana y la llevó directamente a su hombro como habitual y se volvió lentamente a ellos, esperando encontrarlos de inmediato.- Se estaban tardando...-Exclamó con tono reseco e intercambiando una fugaz mirada con su compañera. No los encontró, pero esa vivacidad de energía no estaba muy lejos, su vista como relámpago se situó en el parque cercano, aquellos resultaban ser un imán con semejante reiatsu y no era nada complejo encontrarlos, pero aquella masa verdosa impedía la vista, no se demoro demasiado, ni les daría tiempo. Comenzó a cargar energía en su mano derecha, un resplandor rojo ilumino su rostro y sus cabellos comenzaron a revolotear, finalmente esa energía aforme se torno en una masa esférica que salió disparada en dirección al minúsculo parque, sin duda sería arrasado en su totalidad, simples árboles no eran competencia, la esfera viajaba sumamente rápida y si se le veía bien, muy bien, parecía que alrededor de sí lo restante figuraba en espiral cubriendo ese cero.- No...no creo-. Dijo esbozando una complacida y ladina sonrisa, con la seguridad de haber acertado en aquellos seres.

Dos últimos se habían hecho presentes, uno sobresalía por una fuerte energía espiritual, pero no en comparación a las que sintió por primera vez, al último no lo percato precisamente con el reiatsu sino con la simple vista, pero no les dio mucha importancia. Algo más...Algo nuevo, que a incluso ella le ocasiono desconcierto. Un escalofrío recorrió su espalda. Una nueva garganta se formó pero está vez no era un arrancar lo que salía de ahí, tenía aspecto humano, no, era una osadía pensar que aquello fuese humano, quizá shinigami. Se quedó atónita al escuchar tal aseveración, pero poco le importo, finalmente, Aizen, no era más que un sujeto que solía alardear sin ejecutar, quizá éste no, se limito a guardar su lugar. Nuevamente comenzaba a taladrar, era tan agudo que tiraría a cualquiera, bueno a casi a cualquiera, se sostuvo con serenidad y en ese estado meditabundo, un trance, que la ayudaba a no caer, lo único que emitió fue un gesto de desagrado, pero poco perceptible, sus rodillas comenzaronn a temblar incesantes, pero logró su control de inmediato, era la voluntad lo que la mantenía y no derribaba ante tal situación, en ocasiones se preguntaba cuando sería librada de aquel tormento. Dedico una sonrisa a los presentes y tronó su cuello.
avatar
Chanel Rosencroitz
7º Espada

Cantidad de envíos : 86
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 13/07/2010
Localización : Desierto de las noches.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Matsumoto Rangiku el Dom Jul 18, 2010 5:41 am

Toda la bendita tarde había pasado buscando a su peliblanco Taicho, después de haber sido quien quería evitarlo, ahora necesitaba verlo, sin haber encontrado algun minimo de rastro que llevara a su paradero.. sabía que si él se decidía por desaparecer, sin previo aviso lo hacía sin esfuerzo, aunque también era demasiado extraño tan repentieno movimiento.

Apenas volviendo a las cercanías del cuartel, venía a mi encuentro con su delicado y firme volar, una de las mariposas infernales que transmitían cantidad de mensajes por el lugar, tan solo levante la diestra hacia el frente a manera de que se posará sobre mi índice... segundo a segundo, iba enterandome de todo, el lugar donde mi Taicho se encontraba... frunciendo ligeramente el seño, termine de recibir dicha información, dando paso a que la mariposa se perdiera de mi vista mientras llegaba al escuadrón.

Minutos más minutos menos había logrado reunir y hacer lo necesario, tan solo quedaba llegar hasta donde el portal sería abierto, cercano a una de las puertas ahí estaba listo para enviarnos hacia el mundo humano, tan solo dimos un par de pasos cruzando el portal.

En medio de la fría y oscura noche el portal iba abriendose paso, habíamos llegado a una especie de puente peatonal de Kamakura, bastante desolado, ni una sola alma humana se encontraba alrededor, aunque ciertamente cubierto por el follaje de los árboles colindantes... el portal proveniente de la Sociedad de las Almas había logrado su cometido, transportando una tercia de Shinigamis, con el clásico uniforme y sus zampakutohs con ellos, no era para menos dicho al lugar en el que estabamos.

¡Rápido! No hay tiempo que perder.

De inmediato acataron mis instrucciones, colocandose en posición, tan solo seguía aquellas indicaciones encomendadas y así creando una especie de escudo alrededor del portal tanto como de nosotros, cubriendo lo que era la señal de nuestra presencia, de nuestro reiatsu, ante los que se encontraban afuera, no había la menor duda de que más allá de donde nos encontrabamos, existían distintos tipos y niveles de reiatsu algunos sobresalientes que otros pero claramente reunidos cerca del mismo sitio, aunque particularmente uno de ellos me era familiar.

Listo Fukutaicho.

Gritaron casi al unísono sin dejar de lado lo que hacían, sacandome de aquellos pensamientos.
Tan solo gire hacia donde estaban asintiendo con firmeza, mientras mi mirada se dirigía sin un punto fijo, ni una imagen clara que ver.. tan solo llevaba por lo que podría decirse intuición, o algo similar.

Bien, solo mantengalo.

Apenas los mire, con el entrecejo tenuemente marcado, aquel par de shinigamis hacían los uyo mientras que iba ayudando en lo que a mí correspondía... sin permitir que las puertas del portal fueran cerradas aún, nadie venía ni ingresaba a la Sociedad de las Almas, tan solo estaban las puertas abiertas y protegidas por nosotros, a este momento nuestro reiatsu no podría ser detectado... tan solo esperaba que fuera lo que fuera todo terminara para bien.

_________________

***Si No PueDeS CoNVeNCeRLoS... CoNFuNDeLoS***


+++ No eXisTeN LaS CoiNCiDeNCiaS... SoLo Lo iNeViTaBLe +++
avatar
Matsumoto Rangiku
Capitan 5° Escuadron

Cantidad de envíos : 3190
Reputación : 54
Fecha de inscripción : 14/04/2009
Edad : 29
Localización : Buscando a mi ex-Taicho...aún =.=

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Kurotsuchi mayuri el Miér Jul 28, 2010 7:34 pm

Mayuri estaba atento a todos los sucesos que ocurrian, al aprecer la ventaja la tneian los arrancar, alguein que habia derrotado a aizen sousuke? como era eso posible, este le doblaba en fuerza a un capitan normal, mayuri se preparaba para afectuar un plan ya planeado cuando una alarma sono dentro de su cabeza.

"sera para otra vez"

dijo corriendo hacie el psotal que estaba abierto, cuando paso cerca de la pelinaranjada esta sintio un pinchazo, mayuri se iva sin problemas.

Mayuri off.

_________________



Invitado, dejarias que te analize?
avatar
Kurotsuchi mayuri
Capitan 12° escuadron

Cantidad de envíos : 150
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 11/07/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Chanel Rosencroitz el Miér Ago 04, 2010 12:52 am

Off: Veo que este tema está bastante atrasado, de no ser por Mayuri seguiría totalmente inactivo, la duda es ¿Seguirán posteando?.
avatar
Chanel Rosencroitz
7º Espada

Cantidad de envíos : 86
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 13/07/2010
Localización : Desierto de las noches.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Invitado el Jue Ago 05, 2010 7:43 pm

Yo posteo, pero si nadie más lo hace -.- Además, los dos post anteriores, apenas tomaron en cuenta mi intromisión. Menos mal que era mi post de aparición con este personaje. Se quitan las ganas de todo así.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Placeres...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.